La celebración se cierra en el santuario