Fieles de todas las edades experimentan la paz de Dios durante una caminata y una misa al aire libre