Después de 92 años de servicio, comunidad de religiosas abandona la diócesis