Benedicto XVI: Un gigante de la humildad