Los catequistas son 'trabajadores esenciales'