El obispo Sweeney confirma a los jóvenes en la parroquia de Santa Mónica en Sussex