Los voluntarios de Caridades Católicas se conectan con los refugiados afganos en la Base Conjunta McGuire-Dix