Desprovistas de ovejas del pesebre, los feligreses de Nuestra Señora de la Merced las hacen