La Campaña de Ministerios Diocesanos alimenta un número récord de personas hambrientas