La Campaña de Ministerios Diocesanos apoya a las personas con discapacidades a vivir sus vidas al máximo