Fátima y la Jornada Mundial de la Juventud: Caminemos juntos, unidos en la oración