Cuatro hermanas franciscanas profesan votos perpetuos ante el obispo