Pentecostés, la Iglesia y nuestros nuevos diáconos