Sacerdotes de la diócesis ayudan a religiosos en programas de abuso de sustancias mientras la guerra en Ucrania continúa