La comunidad de San Pablo genera matrimonios y amistades duraderas fundadas en Cristo