'El dogma vive en voz alta'