La evidencia está en: Cristo fue crucificado y resucitó de entre los muertos.