La estatua itinerante de Fátima trae gracias a los hogares de los feligreses de Sandyston y Montague